5/12/11

Cerro del Hierro I: un antiquísimo arrecife

Las calizas blancas y grises, con sus extravagantes formas, son lo más llamativo del Cerro del Hierro (cerca de San Nicolás del Puerto). En muchos sectores la roca está bastante trasformada y no se reconocen sus rasgos originales, pero en algunos puntos se distinguen fósiles de organismos marinos:Las franjas observables en la roca de la foto representan láminas extensas adheridas al fondo marino, integradas por muchísimas algas microscópicas azules (en realidad bacterias). Lo que se conserva no son las láminas algales en sí, sino más bien la costra de carbonato cálcico que retenían. Vendría a ser parecido al sarro de la placa bacteriana de los dientes, pero a lo bestia y haciendo la fotosíntesis. Por cierto: que hicieran la fotosíntesis es signo de que el fondo marino no quedaba muy profundo, ya que para hacer fotosíntesis hace falta luz, y la luz disminuye rápido con la profundidad.

Entre estas láminas encostradas crecieron esponjas duras, del tipo de los “arqueociátidos” (círculos):Se trata de esponjas con forma aproximada de copa abierta hacia arriba. Su “esqueleto”, que es lo que se conserva (ya que el resto se pudre), consistía en un cono doble con tabiques entremedias. Un corte horizontal ofrece este aspecto:Compárese la anterior foto con el siguiente dibujo (a la derecha, corte horizontal):En cuanto a las láminas de algas, a veces se apilaban en montículos llamados “estromatolitos”, que también se encuentran en el Cerro del Hierro:Así pues, tenemos cuerpos de arqueociátidos trabados por laminaciones algales, y estromatolitos, creciendo a poca profundidad, unos sobre otros y unos entre otros, hasta generar un todo rocoso: un arrecife. Los arqueociátidos se extinguieron hace cerca de 500 millones de años, lo que nos da la antigüedad mínima de este arrecife; para ser más exactos, data de la era Paleozoica, periodo Cámbrico, edad Ovetiense. El espesor de estas calizas es de varias decenas de metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario